CUALIDADES DE UN JUGADOR DE EQUIPO

CUALIDADES DE UN JUGADOR DE EQUIPO “Mi identidad construye la del equipo” Para que un equipo mejore es importante empezar por ti, tu mejora personal te hará crecer y hará crecer exponencialmente a las personas que forman parte de tu equipo. Mantente creciendo, fortalece a tu equipo y no olvides que juntos llegareis más lejos. … Leer más

¡COMO FALLES OTRA VEZ TE CAMBIO!

¿Cuántas veces hemos oído esta “bonita” frase? 

Todo entrenador tiene la intención de sacar los mejores resultados de sus jugadores/as y equipos, con el deseo de poder hacerlo de la mejor manera para que estén motivados disfrutando el día a día y la competición.

Cada uno actúa desde el mundo que conoce y puede desconocer que frases como esta son una losa, contraproducentes para el rendimiento, la confianza y  la gestión emocional del deportista y sus errores..

En el deporte de base nuestra responsabilidad es formar personas seguras de sí mismas y con “suerte”, futuros deportistas y  personas resilientes, con confianza y seguros en si mismos, no personas inseguras, que no tenga la curiosidad de experimentar por temer al error antes de que se produzca.

Recuerda que, cuando uno cultiva un jardín no presiona a las plantas para crezcan rápidamente, se crea el entorno adecuado para que lo hagan naturalmente (adaptado de Jerry Linch).

Hay que disfrutar del aprendizaje que te ofrece el error, ese gran maestro,  trabajar para no repetirlo, sin castigarlo, evitaremos estado de ansiedad injustificados.

¿Habéis tenido la experiencia de entrenar jugadores con el llamado “gen competitivo”? 

Es una gozada, compartir con ellos experiencias, tienen la capacidad de  mantener la calma en medio de la tormenta, saben que no pueden controlar ciertas situaciones (insultos, provocaciones, errores arbitrales), por lo cual no se preocupan de ellas.

Es capaz de fallar 3 lanzamientos seguidos sin cambiar su lenguaje no verbal, su cara te dice que su “estado de alto rendimiento” sigue ahí, que sus autoafirmaciones son correctas como, “eres bueno portero pero la próxima la meto” , cuando vuelva a tener la ocasión de lanzar lo hará sin arrugarse.

Son los que se atreven,  una vaselina al portero (balonmano) o se juega un triple (baloncesto), son curiosos y audaces, arriesgan y buscan alternativas para poder convertirse en mejores jugadores, aprovechan el error para crecer.

Su cara es de satisfacción, de alegría, de disfrute cuando se mueve por la pista con seguridad, como si se tratara de un “mariscal de campo”, cabeza alta y pecho erguido, su lenguaje no verbal muestra su confianza infranqueable, lo que siente, le da herramientas inconscientes para luchar siempre hasta el final, sea cual sea el resultado personal y conjunto.

He tenido la suerte de disfrutarlos, no se arrugan, inventan, crean en los momentos mas difíciles y ajustados, fallan muchas veces por supuesto pero a  pesar de ello arriesgan, aunque se jueguen ser los “culpables” de ganar o perder, su crecimiento es continuo al buscar continuamente alternativas para mejorar, el error no les paraliza, les activa y desafía.

Como entrenador, ¿Quién soy yo para juzgarlo? ¿Quién soy yo para destruir su creatividad y talento?, ¿Quién me da derecho a limitarlo?

¿Somos conscientes de la influencia en la construcción de su confianza?, de sus creencias respecto a lo que es y no es capaz de hacer en el deporte, tenemos una gran responsabilidad, decidimos hacia la confianza o el miedo al error

Lo ideal es que tengan pleno conocimiento y confianza en sus habilidades para que sean la base de las que deben adquirir para crecer, que les apoyemos cuando se atrevan, el buen jugador se hace jugando, el buen lanzador lanzando. No evitando que lo hagan para no perder puntualmente un partido.

– La autoestima, plenamente consumada, es la experiencia fundamental de que podemos llevar una vida significativa y cumplir sus exigencias.

– La confianza en nuestra capacidad de pensar, en nuestra capacidad de enfrentarnos a los desafíos básicos de la vida.

– La confianza en nuestro derecho a triunfar y a ser felices; el sentimiento de ser respetables, de ser dignos, y de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y carencias, a alcanzar nuestros principios morales y a gozar del fruto de nuestros esfuerzos.

 Nathaniel Branden

¿Cómo se debe construir?

Nuestro entorno y experiencias nos van enviando señales desde bien pequeñitos, nos ayudan a crear nuestra percepción de ellas, forman nuestras creencias, tanto en casa, como en el colegio o el deporte.

Podemos influir negativamente o positivamente según el mensaje que transmitamos, no podemos idolatrar a un niño diciéndole que todo lo hace bien, tampoco machacarlo diciéndole que todo lo hace mal, tenemos que ser responsables, consecuentes y justos con nuestras acciones, fomentando una buena actitud tanto en la victoria como en la derrota, enseñándoles que su éxito el esfuerzo y su actitud, no depende de los goles conseguidos, ni del marcador.

Mensajes como; ¡eres muy malo, falla otra vez y te cambio!, ¡si se te escapa el balón, te pones a correr! , condicionan al niño, su percepción, autoestima y autoconfianza, igual que el gritar por gritar, como entrenador yo quiero jugadores que se atrevan, que asuman los errores sin poner excusas, que sean creativos e inventen en la competición, que sean conscientes de lo que hacen mal y lo que hacen bien, para ello necesitan que se les de confianza y el margen de error necesario para crecer, necesitan que les enseñe la razón por la que han fallado y como tienen que hacer la próxima vez para no hacerlo.

No gritarle, faltarles al respeto y cambiarlos sin explicarle nada, enseñarles que todo su esfuerzo no depende de que entre o no el balón, en definitiva quiero que formemos a ganadores, jugadores que den siempre todo lo que sepan y puedan, que sean protagonistas y lleven la iniciativa, no que vayan a remolque de los demás, que disfruten de su esfuerzo tanto si ganan como si pierden, reconocer los méritos del contrario y aprovechar para aprender de el.

Acabo dejando con una pequeña guía para construir una buena autoestima, y espero que poder ayudar cada vez a mas entrenadores:

La buena autoestima (Enrique Rojas)

1.El juicio personal

2.La aceptación de un@ mismo

3.El aspecto físico

4.El patrimonio psicológico

5.El entorno socio-cultural

6.El trabajo

7.Evitar la envidia o compararse con los demás

8.Desarrollar empatía

9.Hacer algo positivo por los demás

      

¡NO PUEDO VENIR A ENTRENAR, TENGO QUE ESTUDIAR!

¡MI HIJO NO VA A VIVIR DEL DEPORTE!

¡ESTOY “EMPANAO” VOY A TOMARME UN RED BULL ANTES DEL PARTIDO!

Leer más¡ESTOY “EMPANAO” VOY A TOMARME UN RED BULL ANTES DEL PARTIDO!

A %d blogueros les gusta esto: