fbpx

La resiliencia en el deporte

El término “resiliencia” está de moda y solo por la extraordinaria situación que vivimos actualmente en todo el mundo, sino por la necesidad que tenemos como especie continuamente de avanzar y adaptarnos para lograr mejorar.

El término “resiliencia” hace referencia a la capacidad de una persona para hacer frente con éxito a una situación adversa. En el mundo de la psicología generalmente se utiliza para referirse a esa capacidad de cualquier persona para afrontar una situación traumática y lograr superarla. En el mundo del deporte también hemos visto cómo durante los últimos años se ha estado hablando mucho de la “resiliencia”, y es que un entrenador, deportista, e incluso un equipo, están constantemente afrontando situaciones de cambio e incertidumbre.

El primer paso para comprender la resiliencia consiste en asumir que no siempre podemos tener el control absoluto de todo, y que estamos expuestos constantemente a sucesos que nos puedan hacer sentir vulnerables ante dicha ausencia de control. Una de las principales consecuencias de esta falta de control es la sensación de incertidumbre que tan poco le gusta a nuestro cerebro, y es que recordemos que todo cambio es traducido por nuestra cabeza como un peligro dada la incertidumbre que, una vez más, implica una ausencia de control.

Pero volviendo al mundo del deporte, saber gestionar un proceso de cambio o una desagradable situación que escape de nuestro control es la clave para afrontarla con éxito y salir victoriosos de la misma. En el mundo del deporte ser una persona resiliente implica constancia, implica metodología y autoconocimiento, implica que el deportista o la deportista serán capaces de establecer con claridad y, sobretodo con decisión, un plan de objetivos y acciones que les permitan superar esta situación incierta.

Ya sea ante una lesión, una etapa sin salir a competir, el abandono de un equipo, una serie de derrotas, o diversos problemas personales que pudieran afectar al desempeño profesional, es esencial comprender la importancia de ser constantes y relativizar cada situación. Cuando nos encontramos con una situación negativa tendemos a sobredimensionar todo, y cualquier pequeño suceso o comentario puede hacernos perder el foco en nuestras metas. En estos momentos es cuando debemos analizar con perspectiva qué ha ocurrido, prestar atención a nuestro plan de acción y, por último, actuar de la mejor forma posible tratando de sacar positividad de donde antes no lográbamos desbloquearnos.

La clave para recorrer el camino de la resiliencia pasa por cambiar nuestra manera de aceptar el cambio y las situaciones negativas en la vida, tanto personales como profesionales. Debemos ser consecuentes con qué podemos y qué no podemos controlar, y asimilar cada experiencia como un aprendizaje vital que nos permita mejorar nuestras habilidades personales para seguir hacia adelante y alcanzar el éxito.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PRE INSCRIBETE

MODULO I

HABILIDADES BÁSICAS PNL

896 EUR

+ IVA + CERTIFICADO

A %d blogueros les gusta esto: