”¡LUCHA CON VALENTÍA Y GENEROSIDAD, NUNCA CAMINARÁS SOLO!”

La mayor derrota que puede sufrir un deportista está constituida por la diferencia que hay entre el deportista que podía haber llegado a ser y en el que realmente se ha convertido o espera convertirse empujado por las circunstancias de su visión empobrecida del mundo. Limita sus alternativas  y con ello las del equipo, tienen bloqueada su capacidad de verlas.

A %d blogueros les gusta esto: