¡GANA LA BATALLA A LAS EXPECTATIVAS!

Como decía Jhon C. Maxwell, “La verdadera medida del liderazgo es la influencia, nada mas, nada menos”.

¿Quien o que influye mas en el rendimiento y bienestar de un deportista?, ¿que expectativas llevan la voz cantante?, ¿quien ganara la batalla, el entorno o el mismo?.

Como entrenadores y/o supuestos lideres de nuestros equipos podemos tener influencia sobre las expectativas pero nunca podremos competir con la pareja y/o la familia, el lazo afectivo que tienen es mucho mayor que el que podamos construir con mucho esfuerzo en 3 días de entrenamiento y una competición semanal.

Si uno no tiene influencia tendrá la batalla perdida, nunca podrá dirigir a los demás como desea y por donde desea. El verdadero liderazgo emana de la influencia, no de la posición social o rol que podamos tener, en la mayoría de los casos el entorno mas cercano tiene mayor poder de influencia en las decisiones y pensamientos de nuestros deportistas.

El liderazgo es algo de se desarrolla en el día a día y la mayor parte del tiempo de un jugador es compartido con su entorno mas cercano, la batalla de las expectativas se libra fuera de la pista, se libra en el entorno de nuestros jugadores. La basura emocional de un equipo proviene en mayor o menor medida del entorno, de las expectativas irreales, de mensajes tóxicos que buscan influir desde fuera. Es necesario librar y ganar esta batalla para tener una buena salud emocional del grupo.

Una expectativa puede ser real o no, una suposición más o menos real de lo que esta por pasar. Podemos vivir con nuestras propias expectativas u objetivos o para satisfacer las de los demás, muchos padres y madres influyen en las expectativas de nuestros deportistas imponiendo sus propias expectativas sin pensar en el daño que están haciendo, en que pueden tirar por tierra el duro trabajo realizado, si la expectativa no se cumple, nuestro deportista podría experimentar decepción, desmotivación y hacer un balance irreal de lo sucedido, una visión sesgada que le impedirá ver las cosas con perspectiva.

Por mucho que trabajemos la motivación para un partido, convenzamos al equipo de que todo es posible, o por el contrario de que no nos podemos relajar, si dichas expectativas externas influyen en pensar de que no es posible o que es muy fácil, nos podemos llevar alguna sorpresa en el rendimiento de ciertos deportistas. Si por ejemplo el entorno cree que no es posible, el deportista bloqueara su desempeño, saboteara su dialogo interno con el “no puedo”, si por el contrario es curioso, activo, se centrara en como hacer las cosas y su cerebro trabajara para encontrar la mejor solución.

Esto les ayudara a encontrar alternativas con mas facilidad, será capaz de adaptarse al medio y sus cambios, tomara conciencia de lo que necesita y que necesita el equipo de ellos en cada momento y de que manera lo va a hacer.

Es importante tomar conciencia de todo lo que se puede aprender de cada situación, de la oportunidad que ofrece de acceder a nuevas posibilidades y oportunidades, oportunidades creadas por nosotros mismos, para nosotros mismos, por decisión propia. Entenderás porque juegas y para que juegas en cada momento, sin hacer caso de las voces que te querían convencer que merecías mas que tus compañeros, respetando las decisiones del entrenador y te ayudara a estar preparado para cuando el equipo necesite de ti y de tus cualidades, siempre preparado para aportar, no para restar, no para pensar en ti mismo. Preguntaros:

¿Que tengo ahora? ¿Quien soy? ¿Que quiero hacer y quien quiero ser en el futuro? ¿Que voy a hacer para alcanzarlo?

A menudo la gente se dice “no puedo”, en ese momento paraliza la acción, tu cerebro se detiene, lo distraes y bloqueas por elección propia. Cuando decides decirte ¿como lo hago?, desde ese momento tu cerebro comenzara a trabajar en buscar soluciones y alternativas.

¿Crees que es tu mejor opción? ¿Es beneficioso para ti?

Da el paso y hazlo. Conviértelo en un habito y observa la experiencia que te brinda la oportunidad. Te ofrecera cambiar las cosas, hacer que las cosas pasen como tu deseas.

Solo nosotros elegimos hacerlo ahora o mas tarde, es una simple elección.  ¿Lo hacemos juntos? ¡Empezamos!

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

A %d blogueros les gusta esto: