¡ENTRENA MUY BIEN, PERO ES MAL COMPETIDOR!

Como entrenador o persona dentro del entorno deportivo puede que hayas oido o incluso realizado afirmaciones como la del titulo. Todos hemos caído alguna vez en etiquetas. Las etiquetas no hacen ningún bien, incluso puedes haber oido lo contrario.

¡No entrena bien, pero cuando compite es muy bueno!

“La excelencia no es un acto de un día, sino un hábito. Tú eres lo que repites en muchas ocasiones”.                                                                                  Shaquille O’Neal

Desde mi punto de vista tanto una como otra son solo creencias y no hechos consumados, justificaciones, excusas para no esforzarse como deberían y donde apoyarse en caso de…

Si un jugador solo espera a la competición para entregarse y darlo todo, esta perdiendo muchas ocasiones en las que hacerlo, en las que mejorar personalmente y ayudar a la mejora de sus compañeros. Si toma la decisión de no entrenar bien, debe saber que su decisión personal repercute en el equipo y en su nivel general. Si por el contrario es alguien que sin presión entrena bien pero en el momento de la verdad no es capaz de usar sus armas por tomar el camino de la excusa en lugar de buscar como mejorar, también esta perjudicando a su equipo.

Todo lo que le exiges a tu compañero/a en los entrenamientos, es beneficioso para el equipo y para vosotros mismos, te exige mejorar día a día  y superar la incertidumbre. Ya sea en un 1×1, en un 1×0 o en cualquier acción o ejercicio de carrera. La competición nos hace crecer.

Uno juega como entrena y como vive, el buen competidor es el que considera la mejora de todos los aspectos necesarios para crecer, no solo de los que mas lucen, sino de los que hacen que luzcan los demás y hacen que llegue a la competición con la mejor versión posible de mi mismo.

Tanto un perfil como el otro tienen la responsabilidad de mejorar sus debilidades y potenciar sus fortalezas, como entrenadores tenemos la nuestra, que es crear los espacios de aprendizaje que necesiten y consideremos oportunos. Dotarlos del mayor abanico de herramientas que podamos físicas, técnicas, tácticas y mentales.

Todo ayuda para despejar la mente y centrarse en la tarea, para llegar a ese balón que parecía imposible un sg antes que tu rival, para superar las supuestas injusticias de la competición, para disfrutar todos y cada uno de los momentos.

 

COMPETIDOR.001.jpeg

A %d blogueros les gusta esto: