¡NO PUEDO ESTUDIAR, TENGO QUE IR A ENTRENAR!

¡Por fin pasaron los trimestrales! En esto estamos de acuerdo entrendores/as,  jugadores/as, padres y madres. Semanas en las que se ven afectadas las sesiones de entrenamiento, incluso la vida familiar, en las que nuestros chicos/as van saturados y cansados. Necesaria evaluación para cotejar su rendimiento académico.

Una buena organización lo hace todo mas sencillo y les da la posibilidad de llegar mejor a todos sitios y cumplir sus compromisos adquiridos. También están los que no son organizados y lo dejan todo para ultima hora, incluso los que no quieren organizarse ni estudiar.

De todo esto ya hablamos en un articulo de 2014 y con unas 600.000 visitas; ¡NO PUEDO VENIR A ENTRENAR, TENGO QUE ESTUDIAR!

 

 

¿Que pasaría si fuera en sentido contrario?

Hace unos 5 años tuve una conversación con la madre de un niño alevin que pertenecía a una de las escuelas a mi cargo, a la vez era profesora del mismo colegio.

No dejaba venir a su hijo al entreno, que eran de 3 días a la semana y una hora por día, por las notas y algunos de deberes. A este niño lo único que le gustaba era ir al entreno con sus amigos y jugar.Ese año perdió la mayoría de torneos y entrenos, hoy día ya no juega.

Como entrenadores podemos apoyar, no juzgar a los padres que toman unas decisiones u otras, así le dije, no podía obligarle a cambiar su mapa, sino quería mirar mas allá y con perspectiva, pero si le lance una pregunta.

¿Porque le motiva venir al entreno y no le apetece hacer los deberes ?

¿Que pasaría si yo como padre dijera a un profesor que mi hijo no puede estudiar porque tiene que aprender a lanzar con el armado correcto?

¿Que pasaría si su entrenador le mandara deberes y trabajo a casa en el que tuviera que aprenderse el reglamento y hacerles exámenes sobre ello?

Pienso que se debería reflexionar sobre el excesivo tiempo que deben pasar nuestros hijos/as haciendo deberes, ¿niños/as de 8 y 9 años estudiando?. 

Pienso que deberíamos de aprender de otra manera y sobretodo aprovechar las horas de clase para ello, fomentar la creatividad, el aprendizaje inductivo, para que hagan suyo el aprendizaje. No memorizando y “chapando” libros uno detrás de otro.

Despejarse con deporte y el descanso necesario ayudaría al aprendizaje, refuerza nuestro cerebro y su comunicación inter-hemisferica, el deporte te enseña muchos valores, no debe ser moneda de cambio. Puede ser el hilo del que tirar para que nuestros hijos/as estén motivados, que sea su momento, donde suelten tensión y disfruten, donde sueñen con lo que necesiten soñar.

Como le dije a esta señora, respondiendo a la primera pregunta, te has preguntado porque quiere y le apetece venir a entrenar haga calor, frío, llueva o haga viento.

¿Que le motiva?, ¿Su profesor le motiva y hace que ame sus asignaturas?

No quiero generalizar pero la gran mayoría de entrenadores/as ejercen su trabajo por que les apasiona, hay muchos profesores/as que no lo hacen por pasión sino porque es lo que han estudiado. Los niños/as se dan cuenta y eligen a la persona que les apasiona.

¿Que hace mas atractivo un entrenamiento que hacer los deberes o estudiar?

¿Por qué prefiere el niño ir a entrenar y no hacer sus deberes?

Quizás la dinámica en la que se ven envueltos cuando entrenan es mas atractiva y divertida para ellos.

Quizás el estar haciendo lo que les gusta y les apasiona les lleva a hacer la elección que a nosotros como padres nos resulta menos factible .

Quizás la pasión con la que se les transmiten los conocimientos en un lado y en el otro no están al mismo nivel, el deporte cada vez tiene mas claro que debe enseñar de manera inductiva, deja margen para el auto-descubrimiento y la creatividad, genera entornos de desarrollo y no entornos cerrados.

¿Qué podemos hacer para que entrenos y estudios vayan de la mano y nuestros niños/as no se vean en la necesidad de elegir?

Si llevamos nuestra vista mas allá, podremos imaginar que será una buena cosecha y como será en el futuro, nuestro cometido y responsabilidad es tener paciencia, regar constantemente el entorno para que se nutran y tratar con cariño los momentos de incertidumbre para que  salgan reforzados de ellos. Habra momentos en el que no vemos resultados, quizás simplemente este echando raíces (valores), están fortaleciendo la base sobre la cual sostendrán su crecimiento y les ayuda a prepararse para cuando lleguen los resultados.

Cuando aprendiste que las puertas se abrían y como se abrían, ¿fue gracias a un tutorial o estudio sobre sus características o fue a través del descubrimiento?

 

 

PLANIFICAE.001

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: