fbpx

¡GRACIAS MAMÁ Y PAPÁ POR VUESTRA DEPORTIVIDAD!

Hoy 25 de Enero de 2020, seguimos como hace mas de tres años, cuando publique este articulo por primera vez, disfrutando de los éxitos de nuestro deporte, nos esperan tres finales europeas en dos días, ¡una vez más! Como éxito no solo me refiero a las medallas olímpicas o títulos del deporte de elite, sino al milagro de ver cada semana millones de deportistas que salen adelante sin recursos, esta semana la Unió de Federacions Catalanas hacia una reivindicación al respecto, el éxito es posible gracias a esos verdaderos entusiastas que se encargan de organizar y alimentar nuestro deporte, muchas veces poniendo de sus propios recursos, sin ellos seria mas difícil aún.

También sale adelante gracias a las familias que lo sustentan con su gran esfuerzo. Todos sabemos de su importancia en nuestro deporte base, en nuestra sociedad y en la formación integral de la persona. Son la punta de lanza de la formación de las personas con las que compartiremos nuestra sociedad en el futuro, que sea mejor o peor sitio para vivir depende de  los valores y creencias que les inculquemos, sobretodo con el ejemplo.

La familia, la escuela, los centros deportivos y las personas con las que compartimos experiencias son contextos ideales para ello, por encima de lo que marque el político de turno, sea cuál sea su color. El éxito es que puedan tener una banda lo mas ancha posible de sus percepciones, de su mirada subjetiva de la vida y que puedan pensar sobre lo que ocurre tanto dentro como fuera de ellos, que tengan pensamiento critico y que sean personas de bien, sea cual sea su signo político o creencia religiosa. Para un entrenador la mayor satisfacción y cometido es moldear personas a través de los valores deportivos, el deporte es un vehículo idóneo para ello y debe ser el que les lleve por su camino, junto a las familias, con respeto y paciencia.

No hay nada mas bonito que ver la ilusión con la que acompañan a sus hijos miles de padres y madres, desean que llegue el fin de semana para ir a ver a su hijo o hija jugar y ver cómo disfruta de ello, sin tomar parte directa, acompañando con generosidad su hacer.

El cansancio semanal acumulado pasa a un segundo plano, les acompañan por pistas de su zona, de zonas mas lejanas o incluso de la otra punta del país, haga frío calor, haya que madrugar o haya que desplazarse a grandes distancias, asumen  grandes gastos económicos,  cuotas, ropa, desplazamientos, todo da igual, lo único importante es  ver jugar a su hijo o hija, y  ver año tras año como evoluciona y como se convierte en un o una joven con valores y capacidad de sacrificio por cumplir con su compromiso.

Hay padres que echan horas interminables en trenes o en atascos a lo largo de la semana, los meses y los años, con su mochila y sus horas muertas en pabellones o dando vueltas por alrededor, como le digo a alguno «¿como va la excursión?».  Por apoyar a sus hijos en lo que les gusta y les apasiona, lo que haga falta, lo hacen sin pedir nada a cambio, solo que cumplan con su compromiso y sus obligaciones académicas. Son ejemplo de lo que mueve y hace posible nuestro deporte, los admiro.

Es bonito cómo se generan lazos en el equipo de padres y madres a lo largo del tiempo, comparten vivencias, cafés en las mañanas de un Sábado o Domingo mientras llega el partido, ¡otro madrugón tras una semana de trabajo! También en almuerzos o barbacoas, si hay alguien que lo hace posible son las familias junto con los entrenadores y entrenadoras. Somos todos nosotros,  me incluyo por supuesto, en casa es una fiesta cada vez que tenemos que ir a un partido, llevamos muchos años viendo cómo disfruta semana a semana y cómo va creciendo.

Tengo claro que los hay envidiosos, egoístas, mal intencionados y que se quieren saltar las reglas establecidas para que sus hijos jueguen mas, su ego, falta de seguridad, baja autoestima e les hace no ser deportivos, machacar al entrenador de turno, árbitros e incluso a compañeros del equipo contrario o del propio que le pueden «quitar» minutos a su hijos, les hace sentirse importantes y posiblemente felices, cada uno es dueño de sus acciones. Obviare mi juicio sobre estos comportamientos, sabemos que están por ahí machacando su cabeza y las de los demás, con su negatividad y sus «mierdas auto destructibles». Como personas tóxicas que son hay que evitar que hagan daño o procurar minimizar los mismos por la salud de nuestro deporte y por la nuestra.  Cada vez son más clubes los que  toman medidas contra estos personajes, sobra decirles que al único que realmente limitan y hacen daño es a sus hijos y a ellos mismos.

Prefiero centrarme en los padres, madres, abuelos, abuelas, tíos y/o tías que son la mayoría y que viven con deportividad, acompañando a sus hijos en esta carrera de fondo que es la educación integral.

Me gustaría acabar proponiendo doce acciones específicas para darle identidad a la palabra DEPORTIVIDAD.

Aunque la R.A.E. la define de la siguiente manera…

1. f. Proceder deportivo (ajustado a normas de corrección y respeto propias del deporte)

2. f. Esp. Actitud de quien acepta de buen grado una situación adversa.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

¿Te ha gustado? ¡Comparte y comenta!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PRE INSCRIBETE

MODULO I

HABILIDADES BÁSICAS PNL

896 EUR

+ IVA + CERTIFICADO

A %d blogueros les gusta esto: