¿CÓMO DEBE SER EL CAPITÁN DE MI EQUIPO?

Es un orgullo para muchos jugadores ser capitán de su equipo, en la base lo que mas les gusta es hacer el sorteo previo al partido.

Ser capitán tiene una responsabilidad añadida, demandara del jugador mucho mas que un simple sorteo, sobretodo conforme vaya cambiando de categoria. Demandara un plus, unas cualidades especiales, un liderazgo reconocido por el grupo, que le ayuden a afrontar el reto.

Si nos fijamos en  la ilusión que tienen los niños benjamines, alevines, incluso infantiles cuando el arbitro hace el típico gesto de llevarse la mano al brazo llamando al capitán para el sorteo, el orgullo con el que se dirigen  hacia el centro con los los ojos iluminados.

¿Pensáis que deberían pasar todos por esa experiencia?

 

WP_000051

 

He disfrutado mucho trabajando con los capitanes y capitanas con los que he tenido el placer de trabajar. Facilitaron  mi cometido, siendo un gran apoyo, sobretodo en equipos juveniles y seniors.

Han sido un ejemplo para el equipo, por su madurez, y por el crecimiento que han sido capaces de desarrollar de principio a fin de temporada. Gracias a ellos y su capacidad de adaptación para poder capitanear a mi lado, hemos podido compartir el camino y la carga que supone la consecución de cualquier objetivo.

Teniendo como base unos valores comunes y comunicación e información  continua.

¿El capitan se elije para liderar al equipo?

En principio si, ese es el deseo del cualquier entrenador y del equipo, tener un referente un faro que les guíe, aunque la mayor parte de las veces sea necesario compartirlo con varios compañeros.

El capitán debe ser alguien capaz de convertir todas estas voces en una sola, en un sentimiento único, enfocado en un objetivo común.

¿Creéis que el líder se impone?

Pienso que la capitanía no se debería imponer, debe ser una selección natural, que el grupo decida con la complicidad del entrenador. Cada uno desde sus vivencias, tendrá diversas opiniones sobre el tema estoy seguro.

Solo pretendo compartir mis ideas, son con las que mejor me siento, en las que creo para potenciar esta figura fundamental dentro de cualquier grupo, la construcción y cohesión del mismo.
No es la primera vez que compañeros comparten conmigo reflexiones como;
– ¡Es un buen equipo pero les falta sangre!
– ¡A este equipo le falta alma!
– ¡Nos falta un líder que tire de ellos!

 

Seguro que habéis oído estos argumentos más de una vez, y sabes la necesidad del liderazgo dentro del vestuario y en el terreno de juego. Son jugadores que simplemente con su presencia transmiten seguridad al resto.
No soy partidario de la capitanía por imposición, un líder no lo puedes fabricar, si moldear. La primera condición que debe tener el capitán de mi equipo, es querer serlo, ser generoso en el esfuerzo, un ejemplo de compromiso y estar dispuesto a pagar el precio necesario. Mi capitán ideal debe ser un líder natural dentro del grupo, influencia positiva para el mismo y respetuoso con todos, debe representar los valores del equipo, dentro y fuera de la pista.
El liderazgo natural va ligado a  la esencia de la persona,  persona entusiasta a la que todos seguirán. Claro que se le pude ayudar a mejorar su liderazgo teniendo claras ciertas pautas psicológicas, pero si no tiene ese feeling, pasión o esencia, no liberará,  no brillara con suficiente intensidad, no podrá enfocar su luz en el camino.



Hay muchos equipos con talento, con mucho ímpetu, sobretodo cuando las cosas van bien, los momentos de dificultad es en los que la falta de un líder puede hacerles perder el norte, no tener esa figura que les empuje a seguir en los momentos de duda, cuando las cosas no salen bien, cuando hay que derribar esas murallas psicológicas que construimos cuando surgen las dudas, las que  te impiden dar el ultimo paso, el mas difícil. Las que nos separan de nuestros sueños.
Soy muy particular en estas cosas, me muevo por sensaciones, por instinto. Soy un buscador de señales.

¿Elegir o ayudar a que elijan al capitán?

Son muchas variantes las que influyen, depende del equipo, edad y personas que lo componen.

No creo en la ley del más veterano, el mejor jugador, o el mas guapo, sino que sea realmente un gran capitán.
El que mejor represente los valores del equipo, tanto en equipos profesionales como de base. Os mostraré que debe representar para mí, el capitán de un equipo que yo dirija.

¿CÓMO DEBE SER EL CAPITÁN DE MI EQUIPO?

  1. Desear serlo realmente.
  2. Ser un ejemplo para el grupo.
  3. Ser generoso en el esfuerzo.
  4. Tener la capacidad de adaptarse a las situaciones.
  5. Ser un colaborador.
  6. Tener la autoridad necesaria con el grupo.
  7. Ser competente en la tarea.
  8. Ser alguien en quien se pueda confiar.
  9. Tener autodisciplina.
  10. Ser Entusiasta.
  11. Responsable con la misión encomendada.
  12. Cuidadoso con las relaciones grupales. ¡Son un tesoro!
  13. Debe estar orientado en la solución.

 

Siempre me gusta recordar una reflexión de la que no recuerdo su autor:

“Cuando naces en un mundo en el que no encajas, es porque has nacido para crear uno nuevo”

 

 

A %d blogueros les gusta esto: