LA LESIÓN | UNA PRUEBA CONTRA TI MISMO

Uno de los obstáculos más complicados de superar a los que se enfrentan los deportistas tanto de base como profesionales, son las lesiones, en menor medida sufridas también por entrenadores y familiares, la preocupación personal hacia nuestro entrenado, hacia el equipo y su obligada adaptación, para seguir con fuerza hacia nuestra meta, si eres jugador, entrenador o fisioterapeuta te verás reflejado en este artículo con el que pretendo aportar alguna perspectiva que pueda ayudar en esos momentos, a veces tan complicados.

 “Hombres grandes son aquellos que tienen una visión y luego se ponen manos a la obra para hacerla realidad, no miran hacia los lados sino adelante, hacia lo que desean que se cumpla, con firmeza y serena determinación” . E. Holmes

Ieleva y Orlick (1991), observaron que la visualización positiva de la curación y/o de ejecuciones estaba ligada a tiempos de recuperación más cortos.

Por esta y otras razones un jugador que se ve afectado por una lesión no debe  apartarse de la actividad, y en el momento que pueda  desplazarse, continuar con su rutina habitual, asistiendo a los entrenamientos, participando de ellos como oyente, y trabajando la visualización enfocada en su recuperación para asimilar los conceptos técnicos y tácticos de la sesión de entrenamiento. En los equipos que entreno o asesoro, utilizo la visualización desde el día 1, como defino en un artículo anterior  “porteros en flow” , (referente al trabajo específico con porteros), obteniendo resultados muy positivos tanto a nivel de equipo como individualmente.

Al visualizar no solo mantiene su cerebro en activo, entrenando las mismas zonas cerebrales que se activarían si efectivamente realizaría la actividad, sino que además al mantener su cerebro activo no interrumpe por completo el  ejercicio.

Respecto a las  destrezas  que se requieren  para  ejecutar exitosamente una tarea, el entrenamiento mental ayuda a no estar inactivo completamente y a seguir trabajando neuromuscularmente lo que provoca acortar plazos en la vuelta a la actividad.

¿Cómo?

Trabajando un diálogo interno positivo, que ayude a que dicha  actividad  neuromuscular  “imaginada” , hace que la destreza en los movimientos sean mas fluidas, suaves y automáticos.

La mejor manera de afrontar una lesión es teniendo una actitud positiva y olvidarse de malos pensamientos, esto facilitará poder enfocarse en mejorar día a día y afrontar mejor los estados por los que pasa un jugador lesionado;

Negación, ira, negociación, depresión y aceptación

¡Tú eliges como y cuanto te afectan las situaciones, puedes tener miedo, o ser valiente y afrontarlo, haciendo todo lo que dependa de ti! 

¿Qué es lo que depende de ti? 

Ten claro que no es tanto la lesión la que produce la respuesta emocional negativa, sino la interpretación que el deportista hace de esta, la que influye en su estado mental, ¿de quien depende esta interpretación?

¿Cómo respondemos cognitivamente ante la lesión?

Creando estrategias y pautas de afrontamiento adecuadas que nos ayuden a la aceptación de la misma, centrarnos en la recuperación fomentando pensamientos positivos. 

¿Cómo?

Aprovechando las bondades de los ejercicios de visualización, que nos ayude a tener mejores respuestas conductuales, y unas estrategias de afrontamiento adecuadas, como por ejemplo, no focalizar nuestros pensamientos en el mal, sino en la solución y el proceso necesario para llegar a ella, en tomarse la parada como una oportunidad de aprender cosas y de crecer.  

La visualización es un deseo creado conscientemente con el propósito de centrarte en tus objetivos y hace que vayas a por ellos de una manera más eficaz, te ayuda a aprender, a desarrollar la creatividad y rendir de una manera más óptima en situaciones de partido o personales, cada vez es mayor el número de deportistas que trabajan la visualización para mejorar sus marcas, incorporar mejoras técnicas mediante el aprendizaje fuera de pista como complemento al trabajo realizado en ella, interiorizar ejercicios de competición o recuperación de lesiones, la buena noticia es que todos lo hemos hecho alguna vez y que todos somos capaces de hacerlo.

 Una lesión te da la oportunidad de crecer mentalmente, ante la prueba que te obliga pasar tanto a ti como a tu equipo, solo tú decides como te afecta el estrés al que te verás sometido. 

¿La preocupación te beneficia en algo? ¿A quién perjudica tu preocupación?

¡Tú decides!, pero antes ten en cuenta que: 

  • Se piensa pero no se actúa
  • Nos marca como absolutos responsables

. Nos hace imaginar que puede salir mal 

(Profecía auto cumplida que dirige hacia ahí nuestra energía).

  • No hay comprobación del mundo exterior, se mueve en círculos.

“La preocupación no quita los problemas de mañana, quita las fuerzas de hoy…” 

 Lesiones deportivas 

Las lesiones deportivas son aquellas que acontecen durante actividades deportivas o de ejercicio físico y que repercuten en la participación en las mismas, afectando a deportistas de todas las edades y niveles de rendimiento. Rolf, 2007 

Las podemos clasificar por: 

  • Tipo de lesión: traumáticas o por sobreuso
  • Localización: en base a 4 grandes segmentos corporales
  • Mecanismo o causa
  • Tiempo de cese: leves, moderadas o graves

 ¿Las podemos prevenir? 

Sabemos la importancia de la prevención de lesiones y una correcta planificación en este sentido, para reducir riesgos, y sé que es un complemento enriquecedor, propongo incorporar la siguiente dinamica a las rutinas ya existentes: 

.Ejercicios de respiración

.Técnicas de relajación

.Control de la atención

.Fomento de la confianza y autoestima

.Fijación de objetivos realistas

.Fortalecimiento de la comunicación interpersonal

.Técnicas de control del dialogo interno

.Alimentación adecuada

.Organización del tiempo

 

Una rutina para la “vuelta a la calma”, parte importatisimas del entrenamiento, y con muchas corrientes que opinan sobre la conveniencia, de si debemos o no debemos estirar. Propongo hacer un pequeño ejercicio de relajación (visualización) con piernas en alto de entre 5 y 10 minutos, para reducir el estrés generado en la actividad, una vez hecho, realizar el estiramiento correspondiente, esto también ayuda a que el jugador baje la activación con más celeridad y tanto su cuerpo como su mente empiecen a descansar antes, muy importante para equipos que entrenan tarde y necesitan dormir al llegar a casa, para el descanso en fases finales, donde es tan importante empezar a recuperar cuanto antes.

A %d blogueros les gusta esto: