¡SERA TONTO EL “TIO” ESTE QUE NO SACA A MI HIJO!

Recupero y enriquezco un articulo encargado por la web para entrenadores de futbol “La libreta del míster” ¡Sera tonto el “tío” este que no saca a mi hijo!, ¡Pepe dile que te saque ya!, enfocado en el futbol pero  aplicable a cualquier deporte de base, espero os guste y sirva de apoyo para todos esos pequeños deportistas y sus entrenadores,  verdaderos artífices del éxito de nuestro deporte.

Que padre no ha oído algo así estando en la grada, es duro oírlo sobre todo si tu hijo está en el campo en ese momento y lo  no merece mas ni menos que el suyo, ¿no?

En el terreno de juego solo pueden estar 11 jugadores y posiblemente 3 más, si hay cambios, como padres hay dos formas de enfocarlo y dos grupos de padres:

PADRES COHERENTES Y GENEROSOS:

– Participativos sin esperar nada a cambio,  respetando las decisiones entrenador, de los compañeros de equipo y de su propio hijo.

– Enfocan  decisiones técnicas y disciplinarias con coherencia y respeto.

– Conocen a su hijo, sus fortalezas y sus debilidades, saben de su rol en el equipo, le apoyan positivamente para que se adapte y mejore día a dia.

– No hablan  mal ni de sus compañeros y ni del entrenador.

– Sienten ser parte importante del equipo e intentan crear un entorno agradable, poniendo lo necesario por su parte.

– Transmiten a su hijo valores como, la cultura del esfuerzo, la humildad para aceptar su rol, la fuerza y la perseverancia. Le apoyan  para que trabaje cada día y se gane sus minutos, son empaticos con el entrenador y sus decisiones.

-Asiste siempre que puede a los entrenamientos y partidos para facilitar el desarrollo grupal y así entender mejor las decisiones. Consiguen  que sus hijos jueguen con menos presión y disfruten de cada momento.

 

PADRES INCOHERENTES, EGOÍSTAS, SOBREPROTECTORES

-Creen que su hijo es una estrella, hacen lo posible para que brille , apagando e infravalorando la luz del resto.

– Saben más que el entrenador,  juzgan sus decisiones.

– No dudan en machacarlo si su hijo no juega y les exigen explicaciones o peor hacen que sus hijos las exijan.

– No saben aceptar el rol que tiene su hijo, al llegar a casa sus mensajes son resultadistas y negativos respecto al entorno.

Con lo cual potencian nervios y ansiedad en sus hijos, con lo que dificultan su desarrollo y le perjudican en sus relaciones con el grupo, lo que repercute en el buen desarrollo personal y colectivo y de sus objetivos.

Seguro que hay mil cosas que podría decir en cada uno de los dos casos, entiendo y sé que hay muchos entrenadores que no están preparados para gestionar un grupo, para formar a jugadores en valores y en aspectos técnico tácticos, pero también sé que cada vez son mayoría los entrenadores con muy buena preparación, clubes con coachs o psicólogos apoyándolos,.

Adaptando una reflexión de Jerry Linch un gran experto en estos temas.

A veces la desconfianza es propagada por una o dos manzanas podridas, es decir por deportistas y/o padres que lo único que buscan es que el programa fracase. Lo mismo que le jardinero que desboza las malas hierbas que impiden el crecimiento de las plantas, hay que eliminar las fuerzas negativas y tóxicas que afectan a la salud del equipo.

El entrenador tiene una responsabilidad  grandísima desde el momento en que acepta hacerse cargo de un equipo de base y tiene el “derecho asertivo y humano” de equivocarse como toda persona, de tener su criterio y de elegir según ese criterio su forma de jugar, con quien cuenta, y en qué momento. Debemos respetar al entusiasta que se deja horas y horas de trabajo, tiempo con la familia por dignificar su trabajo, en la mayoría de los casos nada o mal remunerado.

“Lo que yo necesitaba hacer era abrir mi corazón y  tratar de entender la situación desde su punto de vista”                                                              Phil Jacson

 

¿Quién compone el equipo de base?

Según mi experiencia como padre, entrenador y coach, mi equipo ideal  se compone de los siguientes miembros:

JUGADOR + ENTRENADOR + PADRES + CLUB

=

 EQUIPO DE BASE CAMPEÓN

 

-JUGADOR se dedica a disfrutar del futbol y trabaja cada día para mejorar, acepta su rol dentro del equipo, y lo toma como punto de partida de una mejora continua, es positivo se apoya en sus fortalezas.

-ENTRENADOR es un entusiasta que sabe transmitir sus ideas y motivaciones al grupo para que las hagan suyas, es coherente, justo y un líder efectivo, educador ante todo siendo ejemplo en todo lo que hace para sus chicos.

– PADRES saben estar a la altura y apoyan positivamente a sus hijos y al entrenador, están para ayudar y para crear un entorno de cordialidad entre todas las partes.

 -CLUB apoya a su entrenador, no se deja intimidar por los padres egoístas y mal intencionados, se ocupa de la logística y  la ayuda en cualquier problema que pueda surgir.

 

 ¿UTOPIA?

¡No!, posiblemente sea muy complicado que todos se entiendan, pero imposible por supuesto que no, todo empieza en la pretemporada y con dialogo y buena voluntad..

 Dialogo que marcaran objetivos de formación y deportivos junto con su plan de acción para conseguirlos.

 

¿CÓMO LO HACEMOS?

Siendo transparentes y reuniendo a todas las partes, a veces requiere de mucho esfuerzo y más si no hay costumbre, pero en ningún momento quiero transmitir la idea de que es fácil.

Hay que tener ganas de trabajar y transmitir mucho entusiasmo, tanto cuando estemos bien como cuando tengamos esos días malos, tener clara nuestra misión, generar sentido de pertenencia y de que todos somos importantes y formamos parte de este equipo desde su perspectiva y rol asignado.

 

Crear un equipo en el cual la generosidad sea la principal fuerza impulsora, es un gran proyecto.  Buenos equipos se convierten en grandes equipos cuando sus miembros confían reciprocamente lo suficiente para reemplazar el yo por el nosotros.

 El poder del NOSOTROS es más fuerte que el poder del YO.

 Phil Jacson

 

¿CÓMO DEFINIMOS OBJETIVOS MOTIVANTES?

 

VISIÓN FASCINANTE

(Una visión que nos motive realmente que sea un reto importante que nos active)

+

CLARIDAD DE OBJETIVOS (OBJETIVOS INTRÉPIDOS)

(Objetivos claros más a corto plazo y con fechas de caducidad)

+

CREAR UN ENTORNO DE SOPORTE

(Mejorar lo que haga falta del entorno para facilitar el desarrollo de nuestro trabajo)

+

PAGAR EL PRECIO NECESARIO

(Trabajar  los estudios por adelantado, jugar desde el banquillo cuando toque, entrenar al 100%, ser empático y generoso)

 

 

   

5 comentarios en “¡SERA TONTO EL “TIO” ESTE QUE NO SACA A MI HIJO!

  1. Me ha gustado mucho tu entrada. Opino que se solucionarían muchas cosas con la entrega, a principios de temporada, de unas normas claras y precisas. Y a los chavales, un código de conducta que fomente el respeto, el compañerismo, el trabajo en equipo, el esfuerzo en los entrenamientos y la disciplina. El rugby es un buen ejemplo de que esto funciona. He visto muchos ejemplos en los que, tanto padres como jugadores, mantienen un respeto y un comportamiento ejemplar, tanto en el campo como fuera de el.

A %d blogueros les gusta esto: