TESTIMONIO DE UNA COACHEE

Hoy tengo el placer de publicar en el blog el testimonio de una de mis más adorables clientes (coachee), alguien que en un curso de 20 horas para emprendedores y 3 horas de coaching entendió el mensaje que pretendía dar a la perfección, alguien que se atrevió a volar sola tras darse cuenta que tenía que salir de su zona de confort, zona en la que se ahogaba, alguien que fue tan valiente como para transformar su vida, sus emociones y sus creencias en beneficio propio y de su entorno, alguien que ha escrito este bonito testimonio y me ha permitido publicarlo con la intención de que mas gente como ella tenga la oportunidad de vivir la experiencia y la suerte de transformar su vida desde un cambio profundo en su interior para acercarse a quien desea ser realmente, espero os guste y muchísimas gracias a Hana por compartirlo, es la primera de mis “ Coachees” que me da la oportunidad de ello, debido a la confidencialidad de nuestro trabajo.

 

images (3)

 

 

Mi experiencia con el coaching 

La ansiedad era mi amiga íntima, así que estaba siempre presente en mi vida, y aunque a veces ni siquiera la invitaba venía acompañada del miedo y la incertidumbre, hasta que me fui acostumbrando y pensé que no se podía vivir sin ellos.

No conocía qué significa  presente , porque pasaba mi vida lamentando no haber disfrutado del pasado y deseando que el tiempo volviese para actuar de una manera diferente, y por otra parte estaba preocupada por lo que va a pasar mañana.

En el camino para el éxito, me caí muchísimas veces y me costaba aceptar las caídas, pero a pesar de todo me levantaba aunque a veces me costaba muchísimo, lo hacía para que los demás no notasen mi vulnerabilidad ; y como me fijaba sólo en el resultado, pues al no conseguir lo que yo quería y comparándome con otros, me desanimé.

En un momento dado, me encontré en un túnel, lo veía todo muy negro, me sentía muy sola, y aunque notaba la presencia de algunas personas no podía ver a nadie. Pensé que los buenos momentos llegaron a su fin, luchaba y me esforzaba para poder salir de allí o por lo menos para poder ver, pero todo era en vano. Me di cuenta de que me perdí, sentí mucho miedo y me desanimé más, pero a pesar de todo seguí adelante pero quejándome.

Empecé a sentirme impotente y muy vulnerable, quería que esa pesadilla se acabe, tenía muchas ganas de salir de allí, pero no sabía cómo.

 

Un día me llamaron para un curso de coaching, y como tenía una pequeña idea sobre ese concepto, decidí aprovechar esa oportunidad al máximo, porque pensé que era un regalo que Dios me envió para ayudarme a salir de aquella oscuridad.

 

El gran cambio empezó realmente cuando conocí a mis dos grandes maestros, que tengo el honor de haberles conocido y de seguir en contacto con ellos. Ya que fue cuando empecé a conocerme, a darme cuenta de mi potencial, a aceptarme y sentirme orgullosa de ser quien soy, empecé a limpiar mi casa mental echando todas las creencias limitantes sustituyéndolas  por otras poderosas.

Al final, me di cuenta de que aquel lugar no era tan oscuro, sino que era yo quien llevaba puestas unas gafas muy negras que me impedían ver la luz, y por lo tanto ver cuántas personas estaban a mi alrededor, cuánto me quieren y cómo deseaban ayudarme, sin embargo yo ni siquiera podía verlas.

Desde entonces hasta la fecha, he seguido un proceso personal extraordinario del que me siento super contenta y muy orgullosa. He decidido ser feliz y aceptar lo que está más allá de mi control, mientras centro mis esfuerzos en lo que puedo controlar. Ahora veo el pasado como algo necesario para ser quien soy, doy las gracias siempre por lo que tengo y valoro lo que hago, voy tras lo que realmente quiero y no tras lo que creo que puedo alcanzar disfrutando cada momento y cada paso.

 

No es lo mismo vivir llevando gafas negras que ir con los ojos muy bien abiertos. No es lo mismo viajar en el asiento del copiloto que coger el volante, teniendo muy claro hacia donde quieres ir y estando seguro de que vas a llegar, parando cuando hay que detenerse, acelerando cuando sea posible, adelantando los obstáculos y usando “la marcha atrás” ante callejones sin salida.

No es lo mismo hacer las cosas por obligación que hacerlas por ilusión. No es lo mismo agobiarse luchando contra la corriente que progresar con la idea de que todo lo que sucede ocurre para mi bien, siendo más paciente si las cosas no salen a la primera como a mi me gustaría que saliesen, aceptando las derrotas y sacando el máximo aprendizaje de los errores.

No es lo mismo humillarse que sentir lo valioso y lo maravilloso que es uno, viviendo con la idea de que yo no soy más que nadie pero nadie es más que yo.

 

¿ A que no lo es ?

 

Todos merecemos ser felices sea cual sea nuestra situación. Si no eres feliz y deseas serlo pero no sabes cómo. ¡ No dudes en pedir ayuda profesional !

 

Cabe señalar que el cambio no ha sido tan fácil, ya que he pasado por varios momentos de resistencia, por eso es tan importante poner en acción lo que se va aprendiendo y el truco consiste en controlar la mente enseñándola a seguir lo que le decimos, ya que el poder lo tenemos nosotros.

 

Nosotros mismos somos nuestro único enemigo. ¿Te cuesta creerlo? A mí también me pasó lo mismo, pero es la pura y dura realidad. Sin embargo, asumir esta idea teniendo en cuenta que lo primero que hay que hacer para vencer a un enemigo es conocerle bien me facilitó mucho el cambio. Así que conócete primero para conseguir superarte.

 

 

Hana Draoui 

Testimonio de la eficacia del coaching

 

 

Solo decir a Hanna que me emociona su testimonio desde principio a fin, ya que se de donde viene y donde esta en este momento, y lo mas importante hacia donde va, te deseo todo lo mejor en esta vida…. Un abrazo!

 

        Kike Fernandez  @kikecoach
                                                COACH PERSONAL Y DEPORTIVO
         Miembro de APROCORM y AECODE
            ENTRENADOR NIVEL 2 BALONMANO
               www.trascendercoachingdeportivo.es
LogoColorTextBelow

1 comentario en “TESTIMONIO DE UNA COACHEE

A %d blogueros les gusta esto: