WE CAN DO IT, MISTER PIGMALION!

En 2011 visitando el museo Mac Arthur en Norfolk (Virginia) me tope con esta historia y compre un imán para la nevera, que lleva la imagen de portada del articulo, ya que me encanto y con el que topo cada mañana al abrir dicha nevera, me encuentro con ella, LA LUCHADORA CON EL MONO AZUL .

¿Que significa y de donde proviene? 

Bajo el lema “Nosotras podemos hacerlo!” estas mujeres se convirtieron en soldados de las fábricas de producción del denominado “frente interno”.

Fueron las responsables directas de la construcción de cientos de tanques, jeeps, municiones y partes vitales de bombarderos y buques como los famosos “Liberty Ships”.

El personaje se considera un icono feminista en los EE.UU. del que hasta se han hecho emisiones filatelicas, artículos de regalo y diversas modificaciones con fines propagandísticos.

Geraldine Doyle tenía 17 años cuando, al igual que hicieron 18 millones de mujeres estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, se sumó a los esfuerzos de la guerra y empezó a trabajar en una fábrica metalúrgica próxima a Ann Arbor (Michigan).

Llevaba sólo unos días en el tajo cuando se topó con ella un fotógrafo de United Press International que retrataba la contribución femenina a la contienda.

Su fotografía fue utilizada por el ilustrador J. Howard Miller para realizar el cartel encargado por el gobierno donde aparece, con una cinta roja atada en el pelo, subiéndose las mangas de la camisa para mostrar sus músculos. “Podemos hacerlo” (“We can do it”), esto me sirve de introducción para el tema que quiero tocar en este articulo, que no es otro que el  de limitar o potenciar a las personas, si las mujeres americanas no hubieran cogido el toro por los cuernos y hubieran hecho un trabajo hasta entonces de hombres, y no solo hacerlo sino hacerlo con el máximo rendimiento que necesitaba el país, ¿hubiera E.E.U.U  ganado la guerra?, todo fue gracias al gobierno de Franklin D. Roosvelt que creyó en que serian capaces y se lo hizo saber a millones de americanas.

 

¿Habéis oído alguna vez a un entrenador o padre decirle a un jugador?

-“Tu eres extremo no vales para otra posición” en balonmano, o
-“Solo puedes jugar de pivot por tu altura” en baloncesto etc….

Haciendo referencia a las capacidades individuales del niño y formando creencias limitantes,; esto también ocurre con los equipos:

-“Intentaremos ganar hoy aquí, pero lo veo improbable”
-“En tal jornada ganaremos y tal jornada perderemos”

Haciendo referencia a creencias sobre nuestro nivel respecto al de los demás, dando por hecho los resultados.

En el deporte base se tiende a etiquetar, encasillar, “para ordenar un poco al equipo”, protegerse de antemano ante los fracasos o simplemente por comodidad. Bajo mi punto de vista, no digo ni que sea peor o mejor fórmula, no me gusta limitar a un jugador de base a una o dos posiciones, que normalmente son en las que más rendimiento dan, pero esta en formación y debería probar, aprender en todas las posiciones y situaciones posibles para saber realmente donde su desarrollo es mejor y así entender mejor el juego, ya que lo ve y lo siente desde diversas posiciones, a la vez incrementa sus posibilidades de jugar ya que el entrenador presente o futuro, sabe que donde lo saque va a dar un rendimiento óptimo. Si el jugador prueba y experimenta diferentes posiciones cada vez será más polivalente, seguro y sentirá que ayuda al equipo en cualquier situación , sacrificara el lucimiento personal por el de conjunto..
A la vez que mejoramos su formación en:

  • Adaptación al cambio.
  • Concepción del juego.
  • Seguridad y autoconfianza al verse como un jugador más completo.
  • Su manera de crecer y no temer en exceso el reto que supone salir de “LA ZONA DE CONFORT”,  lo que llamamos “ZONA DE PÁNICO” o incertidumbre.

Lo que no es una buena formación es que un niño sólo aprenda a jugar en una posición, ¿que hace cuando viene uno mejor que el en sus posición?, hay dos opciones si es una persona con confianza y resiliente peleara por el puesto y a la vez aprenderá de su compañero, aprovechara la circunstancia para crecer, pero también puede pasar que no lo haga y se desanimé al ver que el otro es mejor, y el no tiene otra salida que la de esperar ya que no sabe cambiar de rol, si es un niño que sabe jugar de todo o en varias posiciones, jugara siempre en su posición y ademas en la que necesite el equipo en cada momento y esto le permitirá participar más del juego.

De esta manera el entrenador podrá sacar el máximo rendimiento de sus jugadores porque les dará margen y confianza, así aprender en otras posiciones sin presión de fallar.

Si eres así eres un PIGMALION para tus jugadores, o tus hijos, alumnos, empleados, o para tu pareja, eres de los que sacas a las personas lo mejor de si mismos.
La primera vez que oí este concepto fue de mi maestra en la formación de coaching, la famosa psicóloga deportiva “Patricia Ramírez” referencia de muchos, al igual que su libro “Entrenate para la vida” de el he sacado varias líneas.

Como lo que dijo Goethe :

“El PIGMALION es el que nos lleva a donde queremos, debemos y nos merecemos ser llevados, tal como sean tus expectativas hacia los demás en este caso jugadores, así condicionarán tu forma de tratarlos, tanto en positivo como en negativo, si crees que tus deportistas superaran las adversidades, cumplirán objetivos, mejorarán, no darán un balón por perdido así se lo transmitirás y mejorarás su comportamiento”

¿Eres un PIGMALION?
Das confianza, para que tu jugadores sean creativos, y tomen decisiones correctas, crean en si mismos y no tengan miedo a fallar…

¿Quien fue el tuyo?

Piensa por un momento quien fue aquel que confió en ti y te dio ánimos, que te apoyo en tus decisiones, que te dio ese ánimo desinteresado y sincero.

Por favor haced de nuestros deportistas personas seguras de si mismas tanto en el deporte como en la vida, apoyarlos, confiar en ellos, en su talento y creatividad, para que salgan de su ZONA DE CONFORT y serán mejores jugadores, serán capaces de adaptarse a las adversidades, de superarse, de buscar nuevos caminos etc…

Su talento se multiplicara al igual que su seguridad, lo que les hara mejores personas, mas capaces y valientes, se apoyaran en sus fortalezas y no en sus debilidades, y por favor no los limitéis, los estanquéis ni les corteis alas, dejarlos que vuelen y se equivoquen, déjarlos ser cada día mejores..

 

images (1)

 

       

1 comentario en “WE CAN DO IT, MISTER PIGMALION!

A %d blogueros les gusta esto: